Descubre cómo un portero cambió mi visión del trabajo para siempre. Y cómo puedes aprovecharte tú de ello

Te voy a contar una historia de uno de mis primeros roces con el trabajo.

Una historia que me enseñó que los contactos valen su peso en oro.

Y que hay que mantenerlos.

Y cuidarlos.

Eran finales de los años 90.

Yo era un chaval de 17 años que lo único que quería era divertirme y sacarme el carnet de conducir.

Mi padre me ofreció un trabajo de verano en su empresa de muebles de cocina para así tener dinero para pagármelo.

Mi trabajo era repartir y subir los muebles nuevos a las casas, desmontar y retirar los viejos, o cambiar una lavadora.

Un trabajo entretenido.

Pero esta historia no es sobre mí, esta historia es sobre Joaquín.

Joaquín era el portero de una finca en Guzmán el Bueno en Madrid.

Un hombre entrado en años, siempre con su pantalón negro y chaquetilla.

Muy servicial, los vecinos estaban encantados con él.

Joaquín y mi compañero de reparto se conocían desde hacía años, y se notaba en el trato que tenían.

Joaquín era buena persona con los trabajadores, nos daba todas las facilidades para poder trabajar.

Ese día fuimos a su portal a llevar una cocina a un vecino.

Y después del trabajo, nos quedamos charlando con él diez minutos.

Al despedirnos nos dijo: «Bueno, ya iré a echar cuentas con el jefe».

Resulta que Joaquín tenía un trato con mi padre.

Y ganaba más con ese trato que con su sueldo mensual.

Joaquín tenía la confianza de todos los vecinos.

Cada vez que alguno necesitaba algo, le preguntaban a él.

De lo que fuera, desde arreglar un enchufe, a pintar la casa o cambiar los muebles de la cocina.

Y Joaquín les daba una tarjeta nuestra.

«Llama a estos que están cerca y son de confianza».

Entonces, nosotros dábamos el servicio o hacíamos la venta al vecino.

El vecino quedaba contento con el resultado.

Nosotros quedábamos contentos por hacer el trabajo y Joaquín estaba contento con su paga extra.

Un win-win para todos.

Siempre es todo mucho más fácil cuándo trabajas con gente de confianza.

Eso es lo que yo quiero.

Trabajar con gente de confianza.

De tu confianza.

Con los de mi confianza ya estoy trabajando.

Quiero que tú, que me lees todos los días, cuando alguien te comente que está mirando para comprar o vender su casa, te acuerdes de mí.

Como Joaquín se acordaba de nosotros para las cocinas.

Y que le des mi tarjeta. O mi enlace, o mi teléfono.

Porque si viene de tu mano, ya tengo su confianza ganada.

Encima ganaremos más todos.

Sí, hablo de dinero.

Tú, por presentármelo, 3.000€.

Si conoces a alguien que quiera comprar o vender su casa, preséntame. Clic aquí.

 

Un slaudo,

Edu.

Pd. Recuerda que si colaboras conmigo, ganarás dinero. ¿Cómo puedes colaborar? Lo primero, apuntándote a mi newsletter.

Si quieres empezar a recibir mis correos, deja tu email aquí abajo.

Pd2. Si crees que este correo puede interesarle a esa persona de la que te has acordado mientras lo leías, puedes compartirlo.

WhatsApp
Email
LinkedIn
Twitter

Pd3. Puedes dejar tus comentarios aquí abajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Regístrate

Para dejar tus comentarios, guardar tus búsquedas, tus casas favoritas y mucho más.

Ingresa con e-mail

Regístrate

Para dejar tus comentarios, guardar tus búsquedas, tus casas favoritas y mucho más.

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de agente

Administre sus listados, perfil y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de agente

Administre sus listados, perfil y más

Ingresa con e-mail

Introduce tu email para acceder al registro o iniciar sesión.

LosdelasCasas.com

Confirma tu suscripción

Estás a un paso de ser uno más de Los de las casas.

Mira en tu correo, que te habrá llegado uno para confirmar que has hecho clic.

Si no te ha llegado, mira en tu carpeta de spam.

Si, aún así, no te ha llegado correo alguno, escríbeme a info@losdelascasas.com y lo solucionaré