Todos queremos ganar más dinero, pero casi todo el mundo hace lo mismo que los demás. Es raro.

Te cuento cómo ganar dinero conmigo a partir de una sola conversación.

Sigue leyendo, que aquí te cuento más, para que entiendas porqué hago las cosas así.

Hola,

Si estás leyendo estas líneas, es porque considero que puedes ser un «colaborador especial» y podemos ganar dinero juntos.

A ver, sé que lo de colaborador especial suena a tópico y puedes pensar: «Sí, claro, yo» , poner una sonrisa sarcástica y seguir a lo tuyo.

Pero aunque no te lo creas, para que mi negocio funcione mejor, tú puedes ser una pieza clave.

Y solo por eso quiero pagarte.

Lo del dinero suena bien, ¿no?

Pues si estás aquí para eso, cógete una cerveza bien fría, un café, una agüita o lo que sea que tomes, porque te voy a contar algo que no te dejará indiferente.

En esta página, vas a descubrir cómo ganar dinero conmigo a partir de una sola conversación.

A ver, que puedes tener las conversaciones que quieras. Faltaría más. Pero solo necesitas una para llevarte unos cuantos miles de euros.

¿En serio?

Sí, muy en serio.

¿Cómo funciona esto?

Es muy simple: solo tienes que colaborar conmigo.

“Ya, Edu, eso es genial, pero yo no me dedico al negocio inmobiliario”.

No importa.

De hecho, es casi mejor que no te dediques a ello.

Verás, en el mundo inmobiliario, da la sensación de que los beneficios son muy grandes porque una propiedad vale un dineral y las inmobiliarias suelen ir a comisión.

Eso es lo que yo pensaba cuando me metí en el sector.

Pero resulta que, detrás de una venta, hay mucho más que publicar la casa en portales como Idealista y enseñarla a posibles compradores hasta dar con el bueno.

Hay gastos que no se ven, pero están ahí.

  • Marketing.
  • Imagen de marca.
  • Agentes inmobiliarios.
  • Suscripción a portales de ventas.
  • Impuestos.

También podemos añadir otros tantos gastos por colaboraciones.

Todo esto ya es un pastizal y lo tiene que cubrir la inmobiliaria, claro.

Pero bueno, vamos a lo que nos interesa hoy.

¿Sabías que las casas que trabaja una inmobiliaria, las puede vender otra?

En estos casos, lo que ocurre es que compartimos la comisión.

Eso significa que ese cacho de pastel que nos íbamos a comer, tenemos que partirlo por la mitad.

Te cuento esto para que entiendas el porqué de mi forma de trabajar.

Lo que yo busco es ahorrarme gran parte de estos gastos que te acabo de decir.

Bueno, en realidad no quiero ahorrármelos, sino hacer otro tipo de reparto.

Un reparto que a mí me gusta más, y a mis colaboradores (especiales o no especiales) también.

¿Cómo?

Imagínate que yo fuera como Batman.

Y consigo llegar a las casas de la gente en apuros, con la ayuda del comisario Gordon, que es el encargado de encender la batseñal cuando hay problemas.

Por si no te gustan los comics, la batseñal es un foco gigante que alumbra el cielo de Gotham cuando hay problemas.

Bien, pues quiero que seas mi Comisario Gordon.

El cometido del comisario Gordon es encender el foco cada vez que se entere que tenemos una casa en venta o una persona buscando su hogar.

¿Para hacer el bien en el mundo?

A ver, en parte, sí, porque ayudar a que alguien venda una casa o compre otra, la verdad es que es gratificante.

Pero mis comisarios lo hacen a cambio de dinero.

Una vez tenemos claro que no te estoy pidiendo un favor, sino que hay un intercambio económico, déjame que te explique cómo funciona esto.

Lo primero de todo, tienes que saber que no necesitas ningún tipo de conocimiento con respecto al mundo inmobiliario para unirte a “Los de las casas”.

Solo necesitas tu red de contactos y estar dispuesto a compartirme con ellos.

Es tan sencillo como eso.

Si conoces a personas que compren o vendan una casa y me los presentas, recibirás una gratificación económica.

Vamos, que te llevarás dinero.

Cuando se venda la propiedad, claro. No antes.

Es lógico, ¿no? Si no hay venta, no hay dinero para pagar.

Entonces, ¿te estoy pidiendo que salgas a la calle a buscar casas en venta o posibles compradores?

A ver, puedes hacerlo, si tú quieres, pero mi idea es que no tengas que hacer ningún esfuerzo, sino que me pongas en contacto con personas que conoces que ya estén en ese proceso y tú consigas un beneficio por ello.

El funcionamiento es sencillo.

Tú me presentas a la gente interesada en comprar o vender y ganas dinero.

¿Cuánto dinero?

Pues la cantidad media de esta gratificación será de 3.000€.

El número real dependerá del valor de la casa que se compre o se venda.

Si la casa tiene un valor de venta pequeño, lógicamente la comisión será más pequeña.

No solo para ti, sino también para mí.

Y si tiene un valor de venta más grande, la gratificación para ambos también será más grande.

Pero lo normal es que en casi todas las ventas, pueda repartir unos 3.000€.

Se entiende la idea, por ahora, ¿verdad?

Tú me presentas a un comprador o vendedor y, al hacer la transacción, te llevas una cantidad de dinero que, seguramente, rondará los 3.000€.

Además, si algún conocido tuyo se une a nuestro equipo como agente inmobiliario, te llevarás el 10% de sus dos primeras operaciones.

Eso significa que te puedes llevar dinero de operaciones en las que ni siquiera has participado.

No está mal, ¿verdad?

Es probable que estés pensando: “¿cómo hago para para buscar a gente a la que recomendarte?”

A ver, no tienes que comerte mucho la cabeza con esto.

No hace falta que empieces a spamear a toda tu agenda de contactos, preguntando a ver si alguien compra o vende o te vuelvas loco buscando carteles en la calle de “Se vende”.

Es mucho más sencillo que todo eso.

Presta atención a lo que pasa a tu alrededor, simplemente.

Y escucha.

Habla con la gente y, si sale el tema inmobiliario, interésate por ello.

En cuanto alguien te cuente que busca comprar o vender, entonces le explicas que conoces a una inmobiliaria estupenda que tiene una gran red de contactos y que, si cierra una operación con ellos, te vas a llevar dinero.

A ver, esto último lo puedes decir o te lo puedes callar.

Como tú prefieras.

Ahora pongámonos en otro tipo de caso.

El de una tercera persona que tú creas que puede tener contactos y con quien puedes repartir los beneficios, si es que encuentra a alguien que realice una operación.

¿Tienes conocidos porteros en tu finca o en las de al lado? Pues pregúntale si sabe de alguien que esté vendiendo su casa.

El portero es el tipo de persona que suele saber qué se cuece en la comunidad.

O la peluquera del barrio, que se pasa el día hablando con los vecinos.

O el camarero del bar al que sueles ir a tomar el vermut el fin de semana y sabes que se pasa el día escuchando conversaciones variopintas y conoce a todos sus clientes.

O ese hombre mayor que se pasa el día sentado en el parquecito de delante de su casa y y habla con todos los vecinos.

Aprovecha este tipo de contactos porque también te puedes llevar dinero de sus ventas.

¿Cómo funciona eso?

Pues si alguien a quien tú conoces nos pone en contacto con un comprador o vendedor, entonces, ambos os lleváis 1.500€ (esta cifra es variable y depende del valor de la casa que se venda, como te he comentado antes, pero es para que te hagas una idea).

Ponte que tienes una finca con portero y le cuentas que puede ganar 1.500€ si nos pasa un contacto que termine finalizando una operación inmobiliaria con “Los de las casas”.

Entonces, si en algún momento el portero consigue ese contacto, ambos os lleváis 1.500€.

Cuando te dije que nos ahorramos los gastos de marketing, me refería a esto.

En lugar de aumentar los gastos poniendo anuncios en carreteras regionales (que no lee ni dios), anunciándome en Google o mandando a mis consultores a que pregunten puerta por puerta, el dinero sale de operaciones ya cerradas y se lo doy a las personas que hayan estado involucradas en ello.

Así tengo que poner menos dinero por adelantado, y lo reparto cuando ya se ha finalizado la venta.

Entonces, si quieres que la gente se quede con la copla, solo tienes que decirles que puede ganar dinero, facilitándote el contacto de un posible comprador o vendedor.

Fíjate qué forma más fácil de conseguir ingresos y de ampliar tus redes.

Cuando surja en una conversación con un compañero de trabajo y te comente que está pensando en cambiar de casa.

O tus padres, que buscan cambiar su casa de tres plantas por un pisito más pequeño y cómodo.

O tu amiga Lola te cuente que está buscando una propiedad para invertir.

Es tan sencillo como que, en esos momentos, te acuerdes de Edu, ese tío tan majo que se pasó por tu trabajo, y dice que escribe todos los días en su newsletter ( a la cual deberías estar apuntado), contando historietas varias y tiene una inmobiliaria.

No sé si el Comisario Gordon se lleva algo por ayudar al Caballero Oscuro.

Pero tú, sí.

Lo único que tienes que hacer es acordarte de esto y, cuando te surja la ocasión, hablamos, colaboramos y ganamos todos.

Mientras tanto, tú sigues leyéndome todos los días y así vas viendo el tipo de propiedades que tenemos y te voy dando ideas para encontrar a gente que nos haga ganar dinerito.

En resumen, puedes ganar dinero conmigo de tres formas:

  1. Trayendo clientes que compren o vendan (te llevas unos 3.000€ por operación).
  2. Recomendando trabajadores para la inmobiliaria (te llevas el 10% de sus dos primeras operaciones).
  3. Informas de todo esto a otra persona y te llevas la mitad de sus ventas (más o menos 1.500€).

 

Si eres de las personas que necesitas un poco más de confianza para recomendar a alguien, me parece estupendo.

Sigue leyendo mis correos y así me irás conociendo, poco a poco, y verás cómo trabajo.

Llegará el día en que surja la ocasión, te acuerdes de mí y seas tú quien decida si contactas conmigo.

O, quién sabe, quizás una de mis casas te encaja y te acabas llevando la comisión de tu propia compra.

Todo puede pasar.

Y, si ya tienes a alguien que está en el proceso de compraventa de una vivienda, dale mi email (info@losdelascasas.com) para que me escriba, diciéndome que viene de tu parte.

Cuando alguien que venga de tu parte realice una transacción, recibirás tu gratificación.

Yo me encargaré de todas las gestiones y procesos relacionados con la compra o venta de la propiedad.

Tú solo tienes que sentarte, escuchar, acordarte de esto, dar mis señas y disfrutar del dinerito que te vaya cayendo.

Si te estás preguntando cómo se sostiene legalmente todo esto de pagarte por traerme clientes, voy a darte un par de pinceladas del tema.

Si eres autónomo, puedes facturarme.

Pero no necesitas ser autónomo para facturar cierta cantidad de dinero.

Para ello, tienen que darse dos condiciones:

  1. Los ingresos no deben superar el Salario Mínimo Interprofesional (que va cambiando, pero ahora mismo está en unos 14.900€ al año).
  2. La actividad económica no tiene que ser habitual. O sea, que tiene que ser algo esporádico y no recurrente.

De todos modos, no te preocupes ahora por esto porque cuando sea el momento, te voy a dirigir a un documento donde te lo cuento con pelos y señales y te doy toda la información detallada para que la puedas llevar a un asesor y lo tengas todo muy claro.

Ya tendremos tiempo de entrar en la parte aburrida, pero por lo pronto, vamos a lo interesante.

Imagínate tener ese dinerito extra, que caiga de vez en cuando, para poder disfrutar un poco más de la vida.

Llevar a tus hijos a Eurodisney y que conozcan, por fin, al pato Donald.

Amortizar un cachito de tu hipoteca o del coche.

Hacer ese viaje que llevas prometiéndole a tu pareja un tiempo y que estás poniendo en pausa por falta de recursos.

Comprarte ese capricho que te mueres de ganas de tener.

O irte con amigos por ahí y decirles: “pedid lo que queráis, que hoy pago yo”.

Cuantos más contactos refieras, más oportunidades tendrás de ganar pasta.

Y, si en algún momento, tanto tú, como yo vemos que esto se te está dando bien de verdad, a lo mejor te interesa otro tipo de colaboración.

Una colaboración que te permita dejar tu trabajo y ganar un buen sueldo.

Bueno, eso ya no sería una colaboración.

Si quisieras trabajar conmigo como consultor, entonces ya formarías parte del equipo y tendrías una comisión.

Y créeme cuando te digo que mis comisiones son altas.

Bastante más altas que en el resto de inmobiliarias.

Si en algún momento quieres hablar de esta posibilidad, dímelo y lo valoramos.

Por lo pronto, puedes meter la patita en el mundo inmobiliario de forma sencilla y sin ningún tipo de ataduras.

Si ya conoces a alguien o quieres trabajar conmigo, puedes contactar conmigo en:

info@losdelascasas.com

Comparte mi newsletter con toda la gente que pueda estar interesada en ganar un dinerito extra con “Los de las casas”.

Y tú, si no estás dentro, aquí abajo puedes apuntarte.

Descubre aquí un enfoque diferente para el sector inmobiliario

Una cosa más.

Cuando te registres en la newsletter (y de verdad que creo que deberías hacerlo), verás que esta carta se parece muchiiisimo a la guía que te regalo al apuntarte.

¿En qué se diferencia?

Pues la diferencia principal, es que tú por tu trabajo, vas a tener más sencillo lo de  colaborar.

Después, que si se lo dices a otra persona, la primera vez que mande a un cliente, no repartirás los 3.000€. Tú te llevas tus 3.000€ y al que se lo has dicho 1.500€.

Aunque mi consejo es que seas igual de transparente que yo.

A la larga ganarás más.

Oye, si no te has registrado aún, aquí abajo puedes.

Deja aquí tu correo para ser uno más de Los de las casas

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Regístrate

Para dejar tus comentarios, guardar tus búsquedas, tus casas favoritas y mucho más.

Ingresa con e-mail

Regístrate

Para dejar tus comentarios, guardar tus búsquedas, tus casas favoritas y mucho más.

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de agente

Administre sus listados, perfil y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de agente

Administre sus listados, perfil y más

Ingresa con e-mail

Introduce tu email para acceder al registro o iniciar sesión.

LosdelasCasas.com

Confirma tu suscripción

Estás a un paso de ser uno más de Los de las casas.

Mira en tu correo, que te habrá llegado uno para confirmar que has hecho clic.

Si no te ha llegado, mira en tu carpeta de spam.

Si, aún así, no te ha llegado correo alguno, escríbeme a info@losdelascasas.com y lo solucionaré